Cupido ha muerto

Mataron a Cupido.
No muy lejos de un colegio.
Dos tres versos dispararon.
Lo dejaron aturdido.
El remate a flechazos
lo mató, ¡Ángel caído!
Gritan “A muerto Cupido”.
Día catorce del mes dos
se nos acabó el amor,
Cupido ha muerto.

Un estudiante lo mató.
Mató el a veces ángel,
hijo de Venus y Marte.
Un ángel, un ciego, un dios.
El joven le reclamó
“Qué mal haces tu trabajo.
Por qué no bajas aquí.”
¡Hoy mato al dios del amor!
Dos tres versos y una flecha
Cupido ha muerto.

Se escribió un poema.
Un poema de Cupido,
donde explican su muerte,
del ángel ciego y caído,
de un dios del amor que muere
(Ironías de Cupido).
Día catorce del mes dos
el primer día del amor.
Por fin ha muerto Cupido.

Gerald Rivera ©

PD: Muchas gracias a la señora que el 13 de febrero me completó con 35 centavos lo que faltaba para poder imprimir “Cupido ha muerto”. Hizo posible que pudiera repartir el poema en la universidad. No te pregunté el nombre, pero se te agradece.
Anuncios

Mi Luna

Puede ser que no haya otras,
pero siempre hay terceras
qué infeliz no le canta.
Inalcanzable para mi,
para el corazón posible.
Si yo fuera como el aire
ni así podría llegar;
tengo que ser como la luz
día y noche la toca,
la tiene y no la quiere.

Infeliz yo que te quiero,
no te tengo y te anhelo.
Infeliz yo que te canto.
Y porque soy un infeliz
te canto otra canción
mientras otro te da calor.
Quisiera ya que fuera yo.
Pero entre el “yo quisiera”
y lo que es el tenerte.
Mi Luna me falta mucho.

Gerald Rivera©